Cada tormenta marina que pinto tiene un carácter diferente. Este pequeño óleo, que alguna vez fue un boceto de una mujer, se convirtió en una visión del océano turbulento llevándose a un hombre solitario en un bote. No se siente tan aterrador como algunas de las otras imágenes, sino algo caprichoso, incluso encantador. (Además, gírelo de lado y la mujer emerge). --VENDIDO--

Sobre el pecho del mar

$0.00Precio