Remordimiento. La ferviente súplica de un corazón enfermo para dar marcha atrás, aunque sea 10 segundos, solo por esta vez, el cruel tirón del tiempo que expone una decisión tonta que a partir de este momento me cambia para siempre. Este bronce fue entregado al Arzobispo Desmond Tutu, premio Nobel, por la Junta de Ministerios Globales de la Iglesia Metodista Unida en 1987. Un ser humano en busca de una venganza ha matado al objetivo equivocado y debe vivir con las consecuencias permanentes.

Otro de los bronces de Holmes, que Tutu dice que guardó en su capilla privada durante el apogeo de la crisis del apartheid en Sudáfrica.

Le disparé a un ángel

$9,000.00Precio
  • Edición limitada en bronce de 28 ejemplares. Solo hay un modelo disponible.